Etiquetas. Cómo leerlas y entenderlas.

Igual que ocurre con los productos de alimentación que compramos día a día para nuestro consumo propio, a la hora de elegir el alimento para nuestro perro, es muy importante saber interpretar y comprender las etiquetas de nutrientes e ingredientes utilizados para la elaboración del mismo que figuran en el paquete, y en general toda la información que el fabricante nos ofrece en ambas de las caras del saco. Sólo de esta forma tendremos conciencia plena de lo que realmente le vamos a dar de comer a nuestro perro y así, poder tomar la decisión correcta.  

Información que ofrece una etiqueta

  • Beneficios claves del producto
  • La etapa de vida del perro a la que corresponde el producto(adulto, cachorro, o senior)
  • Composición, ingredientes y gramaje del alimento
  • Fecha de elaboración y caducidad
  • Contacto del fabricante o distribuidor
 

No todo es lo que parece…

Centrándonos en la parte importante,  información nutricional del producto, es importante conocer la lista de ingredientes, pero no debemos dejar de lado la interpretación de determinadas afirmaciones publicitarias que, aún siendo legales, pueden confundir al consumidor. Un ejemplo, a continuación indicamos las diferentes formas explicar que un producto “puede” contener pollo en su lista de ingredientes:
  • “Sabor a pollo ¡No es necesario que contenga pollo!  El sabor puede proceder de saborizantes y no contener un sólo gramo de pollo.
  • “Con pollo” Debe contener al menos un 4%, pero el pollo puede proceder de subproductos con proteína de baja calidad como cabezas, patas o intestinos.
  • “Rico en pollo” Debe contener un mínimo de 14% de pollo, pero nos encontramos con el mismo ejemplo, este puede proceder de subproductos como cabezas, patas o  intestinos.
  • “Pollo” Debe contener un mínimo de 26% de pollo/cordero/ternera, etc., pero como en las demás descripciones, puede proceder de subproductos.
  • “Carne de pollo” Debe contener un mínimo de 26% de carne de pollo. Es exclusivamente en este caso en el que se garantiza que el alimento no incluye subproductos por lo que proteína animal es de gran calidad.

 

Cuando hablamos de nutrientes, la cantidad importa, pero también la calidad

La descripción de los ingredientes está legislada y los fabricantes están obligados a usar nombres específicos según la composición y la fuente de los mismos. Sin  embargo no están obligados a informar sobre la fuente de obtención de dichos nutrientes, es muy diferente que la proteína proceda de la carne de pollo o de subproductos. Recomendamos analizar el contenido de un producto consultando que no sólo su clasificación (rico en pollo, carne de pollo, etc ) sino su tabla nutricional sea la correcta. Sólo de esta manera podremos conocer cuantas proteínas que tiene un alimento y su calidad real.

El primero de la lista

Para terminar es fundamental saber que la ley obliga a los fabricantes a listar los ingredientes en orden de mayor a menor peso, antes de procesar, es decir, el ingrediente presente en la cantidad más grande antes de procesar estará en el primer puesto. Independientemente de las llamadas o frases que encontremos en el packaging, será en el listado de ingredientes donde encontremos la realidad de la composición de un alimento.
VOLVER