search

Como evitar que el gato arane el sofa u otros muebles suele ser un quebradero de cabeza para muchos propietarios. Aranar es un comportamiento natural en el gato y hay que saber reorientarlo para evitar problemas.

Cómo evitar que el gato arañe el sofá u otros muebles suele ser un quebradero de cabeza para muchos propietarios. Arañar es un comportamiento natural en el gato y hay que saber reorientarlo para evitar problemas.

Cómo evitar que el gato arañe el sofá sin afectar a su bienestar

Para un gato, arañar es lo que, en etología (la ciencia que estudia el comportamiento de los animales), se define como una “necesidad comportamental”. Esto quiere decir que es una conducta natural y necesaria de la especie felina. Un gato al que se le impida usar sus uñas será un animal que no tendrá un nivel de bienestar óptimo. Su naturaleza le exige poder arañar y marcar objetos con las uñas. Por eso, lo primero que hay que tener en cuenta cuando uno se hace la gran pregunta de “cómo evitar que mi gato arañe mi sofá” es que la solución pasa por reconducir esa “manía felina” y no por prohibirla. Si queremos saber cómo evitar que el gato arañe el sofá sin afectar su naturaleza hay que enseñar al gato a arañar otras superficies que no sean nuestros muebles o sofá.

¿Por qué arañan los gatos?

Hay varias razones por las cuales arañar es un comportamiento natural para cualquier felino. Los gatos arañan para:
  1. Marcar su territorio: los gatos tienen unas glándulas entre sus dedos (glándulas interdigitales) que desprenden feromonas, que son partículas químicas que otros gatos pueden detectar. Estas feromonas sirven para transmitir información identitaria y avisar a otros gatos de que el territorio marcado pertenece a quien lo ha rascado. Además, al arañar un objeto, los gatos dejan una marca visual también detectable para otros gatos que puedan invadir el territorio. Esta marca sirve como aviso.
  2. Cuidar sus uñas: mediante el rascado los gatos se libran de los restos sobrantes de sus uñas.
  3. Estirar la musculatura: sólo hay que ver la posición que adopta un gato cuando rasca un mueble o un sofá, con todo el cuerpo estirado. 
Cuando un gato rasca o araña un objeto, además de marcarlo con sus feromonas interdigitales, le añade la marca visual que ya hemos comentado. Cuanto más rasca el mismo objeto, más evidentes se hacen las señales olfativas y visuales que deja en él. Por lo tanto, más claro es el aviso para otros gatos, potencialmente invasores, de que aquel territorio es suyo. Es, en definitiva, comunicación felina Aunque en el hogar no haya más gatos con los que competir, los felinos marcan el territorio de forma instintiva. Son animales territoriales y ello va implícito en su naturaleza

Instrucciones prácticas para evitar que el gato arañe el sofá

Los gatos escogen lugares y objetos para rascar  o arañar y es difícil acostumbrarles a arañar en otro sitio. Sin embargo, es posible lograrlo. Aquí tienes cómo evitar que el gato arañe el sofá u otros muebles de tu casa:
  • Sustituye los objetos domésticos por los rascadores para gatos adecuados: Tienes que sustituir los objetos domésticos que al gato le gusta rascar por rascadores que tengan una textura y un aspecto similar a esos objetos. Si a tu gato, por ejemplo, le gusta rascar el sofá, tienes que buscar un rascador de tela parecida a la del sofá.
  • Coloca el rascador en la posición adecuada: Hay que colocar el rascador en posición horizontal o vertical, dependiendo de lo que más le guste a tu gato, y repartir varios rascadores por toda la casa. Si quieres, puedes usarlos de ambos tipos.
  • Presta atención a la colocación del rascador: Los rascadores se tienen que ubicar cerca de las zonas donde el gato ya rascaba de forma natural, y asegurarse de que están bien fijados y no se mueven o se caen. Si no están bien fijados, el gato puede asustarse y no volver a usarlos.
  • Envuelve con materiales desagradables los muebles que el gato rasca: para disuadirlo de rascar tus muebles o tu sofá, tienes que impedir el acceso de tu gato al objeto arañado o bien cubrirlo con algún material desagradable al tacto. Puede servirte una funda de plástico, papel de aluminio, etc.
  • Unta el rascador con hierba gatera: es un truco para atraer la atención del gato.
  • Si vas a adoptar un gato, procura que el rascador ya esté en casa antes de su llegada al nuevo hogar.

¿La extirpación de uñas es una solución válida para evitar que el gato arañe el sofá?

La desungulación o cirugía practicada para extirpar las uñas a un gato es un tipo de mutilación y está prohibida por ley en el España. Además, produce dolor crónico en el gato similar al que produciría una amputación de la primera falange de un dedo en humanos. Como hemos dicho, el marcaje con las uñas es un comportamiento natural y necesario en el gato y cualquier intento de erradicarlo atenta contra el bienestar felino. Si no sabes cómo evitar que el gato arañe el sofá u otros muebles de la casa, la solución no es nunca extirpar las uñas. Aplica las pautas que te hemos explicado en este artículo y notarás mejoras seguro.   _ Bibliografía y links de interés Mars Inc. Veterinary Oral Health Council  (English) American Veterinary Medical Association  (English) Cuéntanos tu caso Si tienes cualquier duda sobre lo que acabas de leer, el equipo veterinario de Nutro te la aclara personalmente en nuestro FACEBOOK o TWITTER. ¡No dejes de escribirnos!  

PRODUCTOS RECOMENDADOS

MÁS CONSEJOS
DE NUTRO

banner-benefits-mobile

CREEMOS

QUE ALIMENTARLES CON ALIMENTOS CLEAN SIGNIFICA DAR LO MEJOR A NUESTRAS MASCOTAS

simple icon

ESENCIAL

Utilizamos ingredientes sencillos y fáciles de reconocer. Ingredientes que tú mismo podrías encontrar en tu propia cocina.

simple icon

CON PROPÓSITO

Sólo utilizamos ingredientes que contienen nutrientes necesarios para tu mascota. No utilizamos ingredientes innecesarios.

simple icon

DE CONFIANZA

Controlamos cada paso en el proceso de elaboración de nuestros alimentos. Tenemos un contacto directo con nuestros proveedores y producimos nuestros alimentos secos en nuestra propia fábrica.

Configuración de cookies
Configuración de cookies