search

El virus de la leucemia felina (FeLV) es una enfermedad contagiosa muy grave. Si no se trata y controla adecuadamente, puede llegar a provocar la muerte del gato. Es imprescindible conocer cuales son las vias de contagio y como puede prevenirse.

- El virus de la leucemia felina (FeLV) es una enfermedad contagiosa muy grave. Si no se trata y controla adecuadamente, puede llegar a provocar la muerte del gato. Los gatos que están permanentemente infectados por este virus corren el riesgo de desarrollar anemia y cáncer. Es imprescindible conocer cuáles son las vías de contagio y cómo puede prevenirse.

¿Qué es la leucemia felina?

La leucemia felina es una enfermedad crónica provocada por un retrovirus. El efecto más común de la infección es el debilitamiento del sistema inmune del gato (inmunosupresión).

El virus de la leucemia felina infecta células del sistema inmunitario, destruyéndolas o dañándolas. Esto deja al animal expuesto a una amplia variedad de enfermedades e infecciones secundarias.

El FeLV pertenece a la misma familia de virus que el de la Inmunodeficiencia felina (FIV). Se calcula que, en España, entre un 1% y un 2% de gatos están infectados.

Leucemia felina: cómo se contagia

El VLFe se transmite entre los gatos infectados, fundamentalmente, a través de la saliva o las secreciones nasales.

Desde el Grupo de Estudio de Medicina Felina de España (GEMFE), de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA), advierten que:

“El virus se disemina por hábitos donde hay intercambio de saliva entre los gatos, como el acicalamiento o compartir el comedero y el bebedero. Alternativamente, la infección por FeLV puede estar causada por mordeduras o por contacto con orina y heces que contengan el virus. También es posible que el virus pase de la madre a los cachorros durante la gestación o a través de la leche materna infectada”.

La buena noticia es que No todos los gatos que se exponen al virus de la leucemia llegan a infectarse. Puede que no hayan sido expuestos a una cantidad suficiente de virus o que su sistema inmune haya eliminado con éxito la infección.

¿Es posible el contagio de gatos a personas?

No. La probabilidad de contagio de gatos a personas es nula ya que se trata de un virus específico de felinos, que no se produce en humanos.

Síntomas de un gato con leucemia felina

Los signos clínicos son muy diversos incluyendo fiebre, letargia, pérdida de apetito y de peso. También son comunes los signos respiratorios, de piel e intestinales. Los gatos pueden sufrir varias enfermedades al mismo tiempo.

En un 25% de los gatos infectados se produce anemia. En el 15% de los gatos infectados se produce cáncer. El más común es el linfoma, un cáncer de los linfocitos (un tipo de células blancas) que provoca tumores o leucemia.

¿Un gato con leucemia felina puede tener una buena calidad de vida?

Sí. La leucemia felina es una enfermedad crónica muy grave pero, como muchas otras enfermedades crónicas, es manejable a largo plazo. Los gatos infectados requieren ciertos cuidados extra, pero pueden tener una buena calidad de vida si se les proporcionan las atenciones necesarias.

A menudo no hay un tratamiento que sea capaz de eliminar la infección por FeLV. El tratamiento debe ir dirigido, simplemente, al mantenimiento de la calidad de vida y al manejo de los efectos de la infección.

Leucemia felina: pronóstico

Según el GEMFE: "El pronóstico para un gato enfermo positivo a leucemia felina no es bueno. Entre el 80 y 90 por ciento de los gatos infectados mueren entre 6 meses y 3 años de haber sido diagnosticados porque los problemas asociados a la enfermedad suelen ser serios".

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, desde el GEMFE, también advierten que ese mal pronóstico no es igual para los gatos que son positivos a FeLV pero están sanos en el momento del diagnóstico. En estos casos, el pronóstico es reservado.

La mayoría de estos gatos desarrollan un problema grave asociado a la leucemia, sin embargo el tiempo en el que esto ocurre puede ser variable (meses o años). La calidad de las atenciones y cuidados propiciados por los propietarios de estos gatos puede ser determinante a la hora de acortar o alargar ese lapso temporal.

Vacuna contra la leucemia felina

La mejor prevención contra la leucemia es evitar el contacto del gato con otros individuos infectados y, por supuesto, vacunar. Hay múltiples vacunas disponibles para el virus de la leucemia felina. La finalidad de estas vacunas es prevenir que los gatos expuestos al virus lleguen a estar infectados de forma permanente.

Desgraciadamente, ninguna vacuna tiene un 100% de protección efectiva contra la infección, pero es muy recomendable en situaciones donde los gatos tiene un alto riesgo de exposición al virus.

  _ Bibliografía y links de interés Mars Inc. Veterinary Oral Health Council  (English) American Veterinary Medical Association  (English) Cuéntanos tu caso Si tienes cualquier duda sobre lo que acabas de leer, el equipo veterinario de Nutro te la aclara personalmente en nuestro FACEBOOK o TWITTER. ¡No dejes de escribirnos!

PRODUCTOS RECOMENDADOS

MÁS CONSEJOS
DE NUTRO

banner-benefits-mobile

CREEMOS

QUE ALIMENTARLES CON ALIMENTOS CLEAN SIGNIFICA DAR LO MEJOR A NUESTRAS MASCOTAS

simple icon

ESENCIAL

Utilizamos ingredientes sencillos y fáciles de reconocer. Ingredientes que tú mismo podrías encontrar en tu propia cocina.

simple icon

CON PROPÓSITO

Sólo utilizamos ingredientes que contienen nutrientes necesarios para tu mascota. No utilizamos ingredientes innecesarios.

simple icon

DE CONFIANZA

Controlamos cada paso en el proceso de elaboración de nuestros alimentos. Tenemos un contacto directo con nuestros proveedores y producimos nuestros alimentos secos en nuestra propia fábrica.

Configuración de cookies
Configuración de cookies