EDUCAR A TU NUEVO GATO

Siguiendo algunos consejos básicos, puedes enseñar a tu gato a usar la bandeja higiénica, a que venga cuando le llamas y a rascarse solo en las zonas permitidas.

Enseñar a usar la bandeja higiénica, ¡es fácil!

La mayoría de los gatitos y gatos aprenden fácilmente a usar la bandeja higiénica. Si el tuyo todavía no sabe, empieza tan pronto como puedas. Coge a tu gato y colócalo en la bandeja higiénica, entonces coge suavemente sus uñas y rasca la arena. Si no responde, mantente pendiente de él durante las próximas dos horas. Si parece que tiene ganas de hacer sus necesidades (muchos gatos olisquean y rascan el suelo), ponlo en la bandeja higiénica. Cuando haya acabado, prémialo y felicítalo con voz suave pero animosa. Por norma general, se consigue en pocas lecciones.

Mantén la bandeja limpia

Si tu gato se sale de la bandeja higiénica, probablemente signifique que no está tan limpia como le gustaría. Asegúrate de mantener una correcta higiene y de que la bandeja esté en un lugar accesible. Una regla de oro es tener una bandeja higiénica más que el número de gatos que tienes. Por ejemplo, si tienes dos gatos, deberías tener 3 bandejas higiénicas en casa. Si el problema persiste, puede haber un problema de salud subyacente, así que concierta una cita con tu veterinario.

No dejes que tu gato te arañe

Si dejas que tu gato te arañe, pensará que es un comportamiento aceptable y continuará haciéndolo. Cuando el gato comience a arañar, di “¡No!” y aparta tu mano con suavidad. Cuando pare, felicítale diciéndole “Muy bien” con un tono de voz agradable. Por otro lado, piensa que hay algunos gatos a los que no les gusta que los toquen o acaricien demasiado. Respeta siempre su tendencia natural y no fuerces nunca a tu gato al contacto.

Cómo enseñar a tu gato a rascar sólo en el rascador

Si tu gato se rasca en sitios donde no quieres, cubre esa zona con una manta y un plástico. Coloca el rascador cerca de esa zona. Evita coger el rascador de tu gato y forzarle a que se rasque porque conseguirás el efecto contrario: que rechace el rascador y se rasque en cualquier otro lugar de la casa. Si le pillas rascándose en cualquier otro sitio, da una palmada y, firmemente, di “¡No!” y ponle de nuevo en el rascador. Para incentivar a tu gato a rascarse en el rascador, puedes usar también feromonas sintéticas, que encontrarás en cualquier tienda especializada de animales o en tu centro veterinario. Lee nuestro artículo “Rascarse: un hábito natural” para obtener más consejos.

Enseña a tu gato a venir cuando le llamas

Los gatos responden mejor al refuerzo positivo. La comida y una voz dulce son excelentes refuerzos positivos así que empieza a la hora de la comida. Llámale por su nombre y después di, “Ven.” El gato tendrá hambre y responderá simplemente porque quiere comida. Si durante una semana lo haces siempre a la hora de la comida, el gato vendrá automáticamente cuando le llames incluso si no es la hora de comer.

VOLVER