GUIA DE VACUNACIÓN CANINA

Desafortunadamente, algunos perros enferman o incluso llegan a morir a causa de enfermedades infecciosas que pueden ser fácilmente evitadas por medio de la vacunación. En este artículo te explicaremos algunos conceptos básicos sobre los protocolos de vacunación canina.

¿Qué es una vacuna y cómo funciona en el organismo de nuestros perros?

Las vacunas son un preparado de antígenos que forman partir de pequeñas cantidades muy seguras de virus o bacterias previamente debilitados o destruidos, que una vez dentro del organismo provocan la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos.

Esta respuesta genera, en algunos casos, cierta memoria inmunitaria produciendo inmunidad transitoria frente al ataque patógeno correspondiente. Por tanto, las vacunas le “enseñan” al cuerpo cómo defenderse cuando los microorganismos, como virus o bacterias, lo invaden. Como resultado de esto, los perros evitan resultar infectados o bien aminoran el nivel de infección que contraen.

¿Cuando es conveniente comenzar con la vacunación de los cachorros?

Otra duda que siempre asalta a los propietarios es cuándo empezar a vacunar a sus cachorros. En el caso de los perros, por lo general se comienza a partir de la 5ª o 6ª semana de vida. Esto es así porque ése es el momento en que se pierden las defensas que les transmitieron sus madres a través del calostro de la leche en sus primeros días de vida. Existen infinidad de protocolos de vacunación diferentes, pero lo que tenemos que saber es que, como mínimo, los perros necesitan recibir las siguientes vacunas:

Vacunaciones elementales que todo perro debe tener

  • Parvovirosis: casi todos los protocolos de vacunación empiezan con la vacunación frente a este virus intestinal que causa vómitos y diarreas sanguinolientas.
  • Trivalente canina: se llama así porque protege frente a tres enfermedades ( moquillo, hepatitis vírica y leptospirosis).
  • Tos de las perreras (también denominada traqueobronquitis infecciosa): enfermedad causada por una combinación de patógenos de origen vírico o bacteriano, solos o en combinación de ellos.
VOLVER